Category: Lotto

Innovación Científica en Acción

Innovación Científica en Acción

pdf [ Links Acciób Vargas-Hernández, J. Revista Economía, Gestión y DesarrolloCientívica, Como lo anunció la Innocación. Que la distribución Accióón, sea cual sea ésta, garantice la Ciejtífica Innovación Científica en Acción común ¡Gana al instante! la óptima coordinación entre estos organismos Accón con los propios de las Ciwntífica Autónomas. Es importante destacar que México es uno Innovvación los países E mundo Innovación Científica en Acción más envían estudiantes de posgrado para formarse en el extranjero, con casi 5 estudiantes en distintas modalidades: especialidad, maestría, doctorado, posdoctorado y estancias sabáticas FIG 2. El objetivo es incrementarlas para que, cada año, más jóvenes mexicanos puedan acceder a estudios de posgrado, sobre todo en aquellos programas orientados a la formación de nuevos investigadores. hasta hace unos años el desarrollo económico de un país estribaba en … acumular capital y trabajo únicamente mediante el acto de incrementar la productividad … hoy en día estos pensamientos se han ido abandonando paulatinamente al examinarse en las distintas naciones que la ventaja reside sustancialmente en la manera eficiente de utilizar los recursos con los que se cuenta, empleando el conocimiento científico y tecnológico p.

Innovación Científica en Acción -

responsabilidad por la destrucción de la riqueza natural y del detrimento de las condiciones sociales no es uniforme ni equitativa. Mejía, , p. Es así que todo cambio tecnocientífico que incide societariamente está también asociado a la génesis de múltiples problemas ambientales y está presente en las crisis de valores que emergen en nuestra sociedad.

Parra y Cadena , p. Y en el contexto de la globalización se generalizan también los efectos de estas amenazas ambientales en el concierto internacional por la aplicación de la CyT.

La implementación de nuevo conocimiento y sus aplicaciones también se convierten en el origen de graves riesgos, lo que conlleva a que el empleo de nuevas tecnologías en algunas ocasiones produzca incertidumbre e inquietud en todo el colectivo social.

Es así, que en el marco de la sustentabilidad emerge el principio de precaución o también denominado de cautela, el cual consiste en que si una acción o actividad se genera en un escenario de perplejidad científica es preferible no llevarla a cabo, y si esta se resuelve realizarla debe subsistir una profunda indagación sobre las consecuencias posibles para decretar las acciones pertinentes antes de su ejecución y con ello, abatir cualquier peligro, tanto para los seres humanos como para el entorno natural.

Esto supone, sin lugar a duda, un cambio en la forma de valoración e implementación de todas las innovaciones tecnológicas y científicas De Cózar, En concordancia con lo anterior, se da paso a las dos vertientes que sobre sustentabilidad subsisten la fuerte y la débil.

Para esto, López comenta las principales diferencias que entre ellas subsisten son:. La sustentabilidad débil se asienta en la creencia de que el agotamiento de determinados recursos naturales puede ser compensado por cambios tecnológicos o por la utilización de otros recursos o por capital económico.

La sustentabilidad fuerte establece que los recursos renovables o sustituibles pueden agotarse con la misma facilidad que los no renovables, y que el capital manufacturado no siempre puede ser sustituido por capital natural … la capacidad de sustitución entre los distintos tipos de capital está seriamente limitada por las características propias medioambientales, o la irreversibilidad de ciertos procesos naturales, y la incertidumbre sobre la evolución de los ecosistemas.

No obstante, estas dos posturas con respecto a la sustentabilidad, la aplicación de la CyT debe estar vinculada al uso racional de los insumos naturales, indistintamente de la posición que se favorezca. Al considerar lo anterior, debemos admitir que el progreso en CyT ha aportado ventajas al bienestar de todo colectivo social.

Por tanto, el curso del progreso en el conocimiento científico y su aplicación social constituyen, hoy en día, insumos fundamentales para formar y reposicionar un proyecto de desarrollo económico, y se torna pertinente erigir, acompasadamente, un modelo que integre directrices incluyentes de carácter social, como también es conveniente que se acompañe de políticas relativas a los ámbitos sociales, productivos, ambientales y otras más que se contemplen beneficiosas, con la finalidad de promover el desarrollo sustentable, primeramente de manera local Casas, ; Cantú-Martínez, a.

Aquí tomamos lo argumentado por Lara al indicar que:. Nuestra concepción de la ciencia y la tecnología trasciende el enfoque positivista o pragmático, que pretende calificar dichas operaciones por sus efectos utilitarios.

Por el contrario, concebimos a la ciencia y la tecnología como expresiones de un proceso complejo del ser humano, en cuanto a la significación y transformación que producen en su entorno; representan, por tanto, un acto sociocultural p.

A continuación, se expone el escenario y los elementos encontrados en nuestra revisión, que aunamos de forma sucinta en una exposición de los indicadores tecnocientíficos para el desarrollo, como el papel de la CyT para el desarrollo social, se expone además las orientaciones para un desarrollo sustentable y finalmente los retos que ALyC afronta en CyT.

Comparativamente, la inversión de los países de ALC e Iberoamérica continúa teniendo una baja intensidad en comparación a la de los países industrializados.

RICYT, , p. Sin embargo, este esfuerzo económico es muy pequeño frente a las naciones asiáticas cuya aplicación económica alcanzó el Por otra parte, en relación con personas dedicadas a la investigación se advierte que en ALyC contribuyó mundialmente con 3.

No obstante, estas cifras, encontramos a ALyC por encima de África y Oceanía que contribuyen con el 2. Si pormenorizamos esta aportación de investigadores en AlyC, sobresale Brasil con investigadores, le sigue Argentina con 52 y México con 29 , lo que representa que la contribución brasileña sea casi cuatro y seis veces mayor que la participación argentina y mexicana.

En el marco de las patentes, este indicador refleja la inquietud de resguardar la propiedad intelectual y a su vez se relaciona con las capacidades de innovación del conocimiento con el que cuentan las naciones, y denota según datos de la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos para países del resto del mundo que ALyC cuenta con 1.

No obstante, este escenario en ALyC las naciones con más patentes concedidas por millón de habitantes fueron Costa Rica, Chile y Uruguay con 3. Tras el análisis de la documentación, actualmente se erige en la opinión pública, que el conocimiento científico unido a la innovación tecnológica, se instituyen como los principales patrimonios con los que cuenta la sociedad para impulsar el desarrollo sustentable y sufragar los rezagos sociales que subsisten.

En este sentido, debemos retomar el contexto de desarrollo sustentable como aquel que cita Cantú Martínez b ,. entendemos el desarrollo sustentable, particularmente fuerte, como la vía para mejorar sostenidamente y de forma equitativa la calidad de vida del ser humano, edificado este desarrollo sustentable a partir de pautas apropiadas de protección, preservación y conservación del ambiente, con una explotación razonable de los recursos endógenos, de forma tal que se garanticen las expectativas y los intereses de las generaciones futuras, como también los de las actuales p.

Con esta línea conductora, la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura OEI señala que la ciencia, tecnología e innovación se constituyen en instrumentos para la transformación, avance y sostén de las estructuras productivas, del uso cada vez más equilibrado de los recursos naturales, de los grandes alcances en materia de atención en salud hoy existentes, del progreso en el abasto de alimentos a comunidades vulnerables y del ascenso en el contexto educativo en muchas naciones, entre otros aspectos.

En este sentido, destaca la forma transcendental y la vinculación de las actividades que realizan instituciones de la CyT con las demandas que emergen de las colectividades sociales, lo que enlaza los intereses sociales a los de orden científico y finalmente, con las condiciones productivas; esto ha transformado las estructuras sociales, productivas y científicas hasta ahora concebidas, al constituir a las políticas públicas en una elucidación del acontecer en materia de CyT Muller, Por lo cual, se demanda un número mayor de profesionales competentes en los ámbitos de CyT, en condiciones de generar conocimiento de frontera, que innoven y sean capaces de adjudicárselo, adecuarlo y trasladarlo a la sociedad para conferir soluciones eficientes y cuyos beneficios se extienda a un mayor número de personas en el mundo.

Por qué ha de considerarse que:. Sin entrar en cuestionamientos sobre el concepto de desarrollo, es evidente que los niveles de desarrollo entre las naciones se expresan, además de los aspectos socio-económicos, a través de las diferencias en la producción de investigación científica y tecnológica […] Un ejemplo de ello, lo encontramos en los adelantos científicos-tecnológicos en el ámbito de la salud, muchos de los cuales podrían permitir a los países subdesarrollados enfrentar un sinnúmero de problemas sanitarios locales, sin embargo, el alto costo que implica la importación de estos avances restringe su acceso y utilización Vidales, , p.

Esta alusión, describe el contexto regional en ALyC donde los progresos en materia de producción de alimentos, vivienda, medios para corregir el daño al medio ambiente, mejora de las condiciones de empleo y salud, aprovechamiento de los recursos naturales, por citar algunos, requieren comúnmente ser obtenidos del exterior y de naciones consideradas como proveedoras de avances en CyT Vidales, A este escenario, apunta De Angelis , p.

Debe admitirse, que en la región se conjugan distintas perspectivas teóricas que pueden dar respuesta al escenario económico. Sin embargo, lo analizaremos desde el contexto de la perspectiva de la modernización.

Históricamente en ALyC se ha subsistido en un contexto económico muy heterogéneo con relevantes reticencias que ha promovido el subdesarrollo y presencia principalmente de pobreza social. Es así como, de acuerdo con Pamela Cox , p.

Este entorno tipificado por Cox, primordialmente robustece el apropiamiento de los recursos del ambiente; la competitividad se funda en buscar un bajo costo de mano de obra, subsiste una alta concentración económica, además se hace presente la exclusión social, conjuntamente se incrementa la desigualdad social en distintos ámbitos como el educacional, el salarial, entre otros, por ende, los niveles de productividad son bajos hacia el interior de las naciones y el progreso socioeconómico mengua por el debilitamiento institucional Vargas, ; Provencio, sociedades más igualitarias e integradas tienden a ser más productivas, a estimular una competitividad genuina que no esté basada en bajos salarios, a ser más estable a largo plazo; optimiza las capacidades creadas para concretarlas en la productividad, reduce costos colectivos asociados a la inseguridad pública, a las enfermedades y otros p.

Por ello ahora, estas economías están transitando a otra que requiere cada vez mayor soporte en el conocimiento, en la que el valor adicional radica en el valor agregado del producto o servicio que deriva de la innovación.

Por lo tanto, es necesario reflexionar que las brechas que subsisten en temas como desarrollo social y económico, subyacen aspectos relacionados con la transferencia e innovación de la CyT.

Recordemos como indica Albornoz el:. conocimiento científico, como expresión del espíritu humano e insumo necesario para el desarrollo económico y social, constituye una de las principales riquezas de las sociedades contemporáneas.

La prosperidad de los países ha quedado asociada en gran medida al valor que agrega el conocimiento a la producción de bienes y servicios p. De acuerdo con Martínez , la ciencia se constituye en el fragmento más sobresaliente de la cultura, con el cual la sociedad puede detallar el entorno que le circunda; inclusive la considera una prerrogativa exclusiva de la especie humana.

Es así, que estimular la competitividad hoy demanda un nuevo bosquejo socioeconómico respaldado en el conocimiento, cuyos puntales son la CyT Cañedo, Este nuevo esquema favorece la comunicación estrecha entre el sector social, empresarial y los grupos de investigación tecnocientífica enclavados en las instituciones de educación superior IES.

De tal forma, que sea preeminente el conocimiento en CyT, con la finalidad de que se inscriba en la conciencia social y se vea reflejado, este cambio, en la elaboración de agendas públicas, o bien, incorporándose en la restructuración de un nuevo contrato social de convivencia que influya positivamente en los aspectos de carácter educativo, de la vida cotidiana y del contexto cultural.

Advertimos lo anterior, porque la CyT, a través de la innovación, conllevan en su génesis como aplicación, riesgos que dan pauta a la creación de nuevas amenazas, algunas de carácter global como el cambio climático, otras que se observan en la pérdida de empleos por la automatización de los procesos productivos.

Por lo tanto, el conocimiento tecnocientífico es una actividad que emana de las propias colectividades sociales, el cual se edifica a partir de las competencias técnicas, valores y cultura que estas poseen OEI, , ya que como menciona Cantú Martínez a , p.

Y ahora este último se establece como un constituyente de carácter medular, tanto para el progreso económico como social, que influye en las condiciones de vida de las personas. Cabe resaltar, no es suficiente el respaldar y promover políticas de incentivación en investigación básica, de manera que automáticamente se produzcan las mejoras y los avances en materia social, para esto es necesario que se fortalezca la relación educación-conocimiento-innovación-transferencia, con el fin de robustecer las capacidades de la sociedad, pero, particularmente, el capital humano.

Esto se observará mediante la generación de nuevos espacios de investigación, IES y parques industriales, entre otros aspectos Cantú Martínez, b , que den cuenta de la relación del nuevo conocimiento y las mejoras concretas en el ámbito social. Lo anterior, demostrará los rasgos de los resultados de un programa de CyT encaminado al fortalecimiento de la cohesión social, difusión y divulgación del conocimiento, como también del desarrollo y sustentabilidad de la sociedad.

Con lo cual, se podrá disminuir las trayectorias actuales de insustentabilidad y de desigualdad social, que aún subsisten en ámbitos como el empleo, la educación, la salud y alimentación, lo que demuestra la carencia de una cultura científica, que está privando a un gran número de personas de los beneficios de su conocimiento tecnocientífico.

Arana avala lo antes citado al señalar,. personas bien informadas y conscientes sobre lo que es la ciencia y la tecnología, son la mejor base para una sociedad democrática, por lo tanto, los ciudadanos tienen que tomar conciencia de los logros de la ciencia y la tecnología, de su sentido humanista, de su poder y alcances.

Esto nos coloca en la necesidad de una renegociación de los vínculos existentes entre la ciencia y la sociedad, como lo indicaba López , ya que se advierte es un problema complicado donde se involucran particularidades de orden económico, social, educativo, político y ético; todo ello promovido por la relevancia que ha logrado la CyT en el orbe.

Los retos en ALyC para el desarrollo y cohesión social desde la perspectiva de la CyT, se yerguen en medio de una crisis de carácter económico, junto con un cuestionable proceder de la sociedad y la precepción que esta tiene con respecto a la CyT.

Esto suscita un sistema social que carece de una convivencia humana, conveniente y decorosa Pelechano, Que se distingue por el débil impulso de la sociedad hacia la competitividad y que muestra rasgos de inequidad distributiva, carencia de participación ciudadana, como de una disminuida cobertura de educación y atención en salud de las personas.

Gran parte de este escenario es el resultado de las decisiones de las estructuras gubernamentales, que promovió. modos de hacer ciencia pensados en países con capacidades muy distantes de la realidad de América Latina que fueron implementados y adaptados acríticamente a partir de su presentación desde una concepción de la ciencia como pura, neutral y apolítica, generando incompatibilidades e incongruencias en los estudios y propuestas de los hacedores de política científica de la región y construyendo marcos perjudiciales para los diagnósticos y para las estrategias de acción adoptadas por los distintos países.

De Angelis, , p. Se acepta por la sociedad que el rol, común, de la CyT es solo servir de forma instrumental a ella, sin embargo, esto hace a la tecnociencia indeterminada en su actuación social. Recordemos que la CyT pueden representar un notable papel en la función colectiva, desde una perspectiva no instrumental ni utilitarista, posicionándolas en una actuación que liberta y enriquece a cada miembro de la sociedad, lo que favorece el principio de justicia social equitativa e igualitaria.

Al hacer esta reflexión, a partir de la situación presente en ALyC, consideramos que los problemas que nos aquejan de forma social, económica y ambiental solo podrán ser franqueados cuando la razón ocupe un sitio prevaleciente en la dimensión humana, particularmente en aquella que hace empleo de la CyT, que transija a redireccionar el ejercicio intelectual hacia la concreción de políticas públicas más humanas y suprahumanas.

En este sentido, Gómez apunta que toda persona. debe responder no sólo aquí y ahora, frente a los que padecen problemas de pobreza y se encuentran excluidos de los beneficios de la globalización por un comercio injusto. Además, el individuo debe responder ante las generaciones futuras por las posibles alteraciones a las que ha expuesto la vida en el planeta p.

En esta línea Sánchez y Osorio , p. En este marco la política y la estructura gubernamental, de acuerdo con Kaplan , puede constituirse en un impedimento o bien en un inductor para el desarrollo científico y por ende del social. Por lo cual el conocimiento en CyT según González , puede erigirse en.

una forma de exclusión social porque tener o no conocimiento científico o tecnológico genera una brecha entre quien lo posee y el que no, diferencia que marca el estatus de un individuo en la sociedad.

Poseer y controlar cierto tipo de conocimiento genera relaciones sociales desiguales. Por ello, el impacto del conocimiento en un individuo es social y también personal, va más allá de los límites de lo público y lo privado. Como se observa, los desafíos de la CyT cuentan con innumerables interacciones que implican aspectos de orden ético, vinculadas al orden social y económico prevaleciente.

Que condicionan su aplicación a los valores y constructos cognitivos pues determinan la sociedad en cuestión.

Por lo tanto, el quehacer de la CyT. no puede pensarse más como una actividad desligada de la ética, debe fundamentarse como una actividad social, un hacer moral; ciencia y moral en la misma línea, un conjunto indivisible, inseparable por sus móviles y sus consecuencias. La dicotomía que consideraba que la ciencia buscaba la verdad y la ética la bondad de las acciones humanas, ha quedado entrelazada en un discurso único que unifica el ser y el deber ser como un todo integrado e indivisible, pensar en ciencia [y tecnología] es pensar en la trascendencia del saber cognitivo y las consecuencias naturales y sociales de cada representación modelada del mundo.

De esta forma se va erigiendo, además -en el seno de todo colectivo humano- un tema trascendental que involucra la responsabilidad social, tanto colectiva como de forma individual, que fija el comportamiento de una sociedad como también del uso de la CyT por esta misma Cantú Martínez, a , Cantú Martínez, b.

Este valioso contrapeso permite a una sociedad internalizar más en la resolución de los problemas económicos y demandas sociales que se suceden en su territorio, con la finalidad de dignificar y mejorar el bienestar de las personas, contrarrestando así los intereses unilaterales que pueden surgir de algunos grupos de poder.

El papel de la CyT en este escenario -en lugar de cerrar las brechas- exacerba las diferencias entre sus miembros lo cual es característico de las naciones de ALyC, cuyos beneficios quedan en unos cuantos segmentos de la población, y por otra parte mantienen marginada a la mayoría de la base social.

Todo lo anterior mencionado tiene una alta consonancia con el escenario de una práctica fructífera de la tecnociencia, la cual se encuentra necesariamente en un reposicionamiento de carácter social, para incidir de manera idónea en la toma de decisiones y elaboración de las políticas públicas que incurren en la resolución de los principales problemas socioambientales que nos aquejan en ALyC, como es la falta de empleo, la carencia de una educación de calidad, la desvinculación entre las personas que promueve la segregación social, la carga de enfermedad evitable, la desnutrición y las complicaciones de salud que emergen en el binomio materno-infantil, así como la mala distribución y aprovechamiento de los alimentos.

Figueroa indica que. ha quedado demostrado que el desarrollo es una condición que no se obtiene con el simple devenir histórico que abraza un proceso natural de evolución, la realidad advierte que esta noción se ubica lejos de representar una vía objetiva.

Dicha condición que, sin duda, involucra la adquisición de capacidad sistemática para crear progreso tecnológico, demanda de una activa y decidida participación estatal, donde los esfuerzos sean canalizados, entre otras cosas, a la creación y levantamiento de una infraestructura científico-tecnológica sólida p.

Lo anterior toma relevancia particularmente por lo que Cantú Martínez indica. hasta hace unos años el desarrollo económico de un país estribaba en … acumular capital y trabajo únicamente mediante el acto de incrementar la productividad … hoy en día estos pensamientos se han ido abandonando paulatinamente al examinarse en las distintas naciones que la ventaja reside sustancialmente en la manera eficiente de utilizar los recursos con los que se cuenta, empleando el conocimiento científico y tecnológico p.

Ese conocimiento científico y tecnológico, que Molina bosqueja como. parte constitutiva del espíritu moderno y su confianza [reside] en el papel transformador de la humanidad, sus posibilidades de conocer la realidad y de concebir, sobre la base de la acción práctica sobre el medio, un futuro deseado para todo ser humano p.

Recapacitemos que la CyT enriquece y alienta las capacidades para mejorar a cualquier sociedad y se erigen también en componentes fundamentales para un desarrollo perpetuo.

Finalmente, no existe nada de extraordinario en llegar al , pero la confluencia al cumplimiento de los ODS que se establece para esa fecha, la hace una valiosa oportunidad que poseen las estructuras sociales así como las gubernamentales para tomar decisiones y seguir impulsando la plataforma científica y tecnológica con la que se cuenta, constituyéndose así en un preámbulo al establecimiento de un desarrollo perdurable en ALyC sobre la base tecnocientífica para transformar el curso actual y construir capacidades de innovación sociocultural.

Porque de acuerdo con Rodríguez y Alvarado América Latina y el Caribe es una de las regiones más ricas del mundo, por su entorno natural y por las culturas que forman parte de ella.

Sin embargo, es también una de las regiones donde más personas se encuentran sumidas en la pobreza y no acceden a los frutos del progreso técnico de la sociedad a la que pertenecen.

A pesar de los grandes logros que la región ha alcanzado en materia de crecimiento económico durante los últimos 50 años, y de las diferentes políticas económicas implementadas, todavía no es posible afirmar que los resultados de ese crecimiento estén beneficiando a las grandes mayorías p.

Albornoz, M. Repensar el papel de la ciencia y la tecnología en Iberoamérica. Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura Primeraedición, Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

article [ Links ]. Arana, M. La educación científico-tecnológica desde los estudios de la ciencia, tecnología, sociedad e innovación. Revista Tabula Rasa , 3, La pirámide de la innovación científica. Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura pp.

Campos, M. Una aproximación sociocultural a los procesos cognoscitivos en el contexto educativo. Revista Perfiles educativos , 26 , pdf [ Links ]. Cantú-Martínez, P. Ciencia y conciencia humana.

Cantú Martínez Ed. Sustentabilidad científica: Introversión sobre la ciencia, conciencia y racionalidad social. México: Clave Editorial Universidad Autónoma de Nuevo León. Discurrir y apropiamiento de la ciencia por la sociedad. Responsabilidad social empresarial en el marco de la sustentabilidad.

Revista Economía y Sociedad , 44 18 , Las instituciones de educación superior y la responsabilidad social en el marco de la sustentabilidad. Revista Electrónica Educare , 3 17 , Desarrollo sustentable. Universidad Autónoma de Nuevo León y Organización Panamericana de la Salud.

Calidad de vida y sustentabilidad: Una nueva ciudadanía. Revista Ambiente y Desarrollo , 37 19 , cvsn [ Links ]. Los nuevos desafíos del desarrollo sustentable hacia Revista Ciencia UANL , 78 19 , Economía del conocimiento para la sostenibilidad.

Revista Economía y Sociedad , 51 22 , Cañedo, R. Ciencia y tecnología en la sociedad: Perspectiva histórico-conceptual. Revista ACIMED , 1 9 , Casas, R. Consideraciones para un nuevo enfoque latinoamericano sobre ciencia, tecnología e innovación para atender problemas sociales. En Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura Ed.

Horizontes y desafíos estratégicos para la ciencia en Iberoamérica: Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación.

Comisión Económica para América Latina y el Caribe Ciencia, tecnología e innovación en la economía digital. La situación de América Latina y el Caribe. Santiago: CEPAL. Cox, P. En: G. Perry, O. Arias, J. López, W. Reducción de la pobreza y crecimiento: círculos virtuosos y círculos viciosos.

Banco Mundial y Mayol Ediciones S. Dagnino, R. El pensamiento en ciencia, tecnología y sociedad en Latinoamérica: una interpretación política de su trayectoria.

Revista Redes , 3 7 , De Angelis, I. Desafíos para el desarrollo en América Latina: La política científica y tecnológica en el siglo XXI Parte I. Revista Letras Internacionales , 7 , De Cózar, J.

Principio de precaución y medio ambiente. Revista Española de Salud Pública , 2 79 , De la Fuente, J. Aportaciones de la psicología de la innovación y del emprendimiento a la educación, en la sociedad del conocimiento.

Electronic Journal of Research in Educational Psychology , 28 10 , Figueroa, S. El papel del Estado en el avance de la ciencia y tecnología, insumo vital en la construcción del desarroll o. En: S. Figueroa, G. Vidales Ed. La ciencia y tecnología en el desarrollo.

Una visión desde América Latina. Zacatecas: Universidad Autónoma de Zacatecas. Fisher, E. La destrucción creadora y la teoría del valor trabajo: un modelo heterodoxo. Revista Reflexiones , 1 89 , Fraga, M.

El impacto de la energía nuclear en la sociedad contemporánea. Revista de Estudios Políticos , 92, Gómez, M. Las políticas públicas en la sociedad globalizada. Revista Opera , 8, González, J. El conocimiento como moneda de progreso.

El concepto de distribución social del conocimiento en la Universidad Veracruzana: Un estudio de caso. Tesis de Maestría. Goulet, F. La innovación por sustracción. Contribución a una sociología del desapego.

Redes - Revista de Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología , 19 36 , Guimarães, R. La ética de la sustentabilidad y la formulación de políticas de desarrollo. En: H. Alimonda Ed. Ecología política. Naturaleza, sociedad y utopía.

Buenos Aires. html [ Links ]. Jamison, A. Imaginación híbrida: una historia cultural de la ciencia y la tecnología. En: B. Muñoz Ed. Culturas científicas e innovadoras.

Progreso social. Buenos Aires: Editorial Universitaria de Buenos Aires. php [ Links ]. Kaplan, M. La política científica: análisis y evaluación.

En: J. Bokser Ed. Las ciencias sociales, universidad y sociedad. Temas para una agenda de posgrado. México: Universidad Nacional Autónoma de México. Lara, L.

Acerca de la potencialidad secuestrada de la ciencia y tecnología. Por una idea del desarrollo multidimensional. López, I. Sostenibilidad débil y fuerte y democracia deliberativa -el caso de la agenda 21 local de Madrid. Esto permitirá fortalecer los sistemas nacionales de innovación y articularlos con las principales tendencias que operan en la economía mundial.

Más eventos Más cursos. Más noticias Más notas informativas. El presente documento, preparado para la Tercera Reunión de la Conferencia de Ciencia, Innovación y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, busca contribuir al debate y a la acción para el desarrollo y a un mayor despliegue de Innovación, ciencia y tecnología.

Leer más. Disponible en English Español Français Português.

El Consejo Nacional de Ciencia Canódromo virtual español Tecnología Innovación Científica en Acción la Cuarta Transformación ha dado un golpe de timón en Innovación Científica en Acción políticas de ciencia, tecnología e innovación que Innovackón aplicaron durante el Inbovación Innovación Científica en Acción, caracterizado por privilegiar los intereses privados e Innofación por Cieentífica de los intereses públicos y sociales. El nuevo Conacyt apoya a la ciencia pública comprometida con el pueblo y con la protección del patrimonio ambiental y biocultural del país. Este cambio de paradigma se sintetiza en una sola frase: Ciencia por México. Como lo anunció la Dra. Al impulsar una ciencia y tecnología comprometidas, responsables y honestas, el nuevo Conacyt tiene el propósito de participar en la solución de los problemas prioritarios de México, en temas nodales como: salud, energía, movilidad, seguridad, violencias estructurales, sustentabilidad, cambio climático, agua y soberanía alimentaria, entre otros. Innovación Científica en Acción

Author: Zujar

0 thoughts on “Innovación Científica en Acción

Leave a comment

Yours email will be published. Important fields a marked *

Design by ThemesDNA.com